EXPERIENCIA LANCOR ( Ibon, Aitor, Jorge, Kevin)

Siete de la mañana y salto de la cama con una sensación distinta. Es martes pero el día no apunta a ser igual que el anterior. Hoy conoceremos la experiencia de vivir una empresa desde sus entrañas.

Llegamos a Lancor sobre las diez y mientras hacemos tiempo a que lleguen nuestros compañeros, esperamos ante un edificio desconocido que tal vez nos dé alguna sorpresa. La recepción de los invitados no parece llamar demasiado la atención, apenas se ven varios motores elevadores perfectamente dispuestos, tal vez la sensación sea que no viven excesivamente preocupados por tener una imagen corporativa muy llamativa como se acostumbra en las empresas de gran calibre. Se limita a saludarnos un hombre vestido con ropa de trabajo que nos insta para que subamos al piso superior. Es aquí donde surgen las primeras preguntas en nuestras cabeza ¿Por qué nos recibe un hombre vestido con ropa de trabajo? Si normalmente estaríamos predeterminados a ser recibidos por un hombre encorbatado dando una imagen de seriedad y corporativismo.

Ya en el piso superior vemos una serie de salas de reuniones y una sala de proyecciones que es donde nos sentamos. Comienza la presentación, nuestro ponente es un tipo alto de aspecto joven y ropa sport que para nada aparenta la figura de gerente de una gran empresa como ésta. Así que ya hay varios detalles que nos hacen intuir que estamos en una manera no muy convencional de hacer las cosas. La ponencia comienza con una breve presentación, pero quieren que interactuemos con ellos así que se animan a lanzarnos preguntas del tipo ¿qué esperamos de una empresa? ¿Qué factores consideramos más importantes? ¿ qué es para nosotros innovación?. Empezamos perezosos la mañana pero ya hay quien se atreve a contestar. Tras la introducción del gerente resolvemos la duda de quién es el chico vestido de currela y su acompañante también vestido de la misma manera. Nuestra sorpresa es mayúscula cuando desvelan que son el coordinador del departamento financiero y el coordinador del departamento de producción. ¿Por qué no van como acostumbramos a ver a un financiero? La respuesta es clara. En esta empresa se apuesta por el contacto directo entre departamentos sin importar el rango o categoría que se tenga estando en continua comunicación con el taller, así que ni cortos ni perezosos se calzan los epis todas las mañanas como un trabajador más. Después de este inciso bajamos a ver las instalaciones de producción y nuestra primera parada es en la entrada del taller delante de lo que sería un vulgar tablón de anuncios de cualquier empresa, pero éste tiene un cariz especial, y es que nos encontramos toda la información referida a la empresa ,desde sus cuentas de ingresos y gastos hasta el organigrama , planing de objetivos semanales, mensuales y diarios en cuanto a objetivos se refiere, que cada grupo de trabajo marca diariamente con su coordinador. Y es que el pilar fundamental de esta empresa se sintetiza en las siglas NER (nuevo estilo de relaciones) que a su vez sienta sus raíces o pilares en la palabra COMPROMISO. Todo surge y orbita alrededor de tan frágil palabra pero que con un buen nivel de gestión puede llevar a la palabra triunfo. Y es esto lo que intentan conseguir con el esfuerzo diario.

 

Tras un paseo por el área de producción volvemos a la sala de proyecciones inicial donde Unai, el gerente, nos facilita una serie de datos como por ejemplo que su nivel de producción y exportación a crecido en un 40% haciéndonos ver que su modelo de negocio y gestión es rentable. Datos abrumadores en tiempos de crisis pero que atañe al nivel de compromiso que tienen las personas allí contratadas. Entre las virtudes que nos hace saber están la flexibilidad horaria, el compromiso a nivel social que tiene la empresa y que quiere trasladar a sus trabajadores a nivel de objetivos, el modelo de trabajo de establecerse metas y un largo etc. de virtudes que nos hacen pensar que nada malo puede tener el modelo de gestión implantado.

 

Todo lo expuesto parece demasiado idílico para ser cierto así que para que no nos quedemos con la sensación de que todo esto es vivir en los mundos de yupi vienen dos trabajadores para que les preguntemos y demos rienda suelta a nuestra imaginación. Después del turno de preguntas nos quedamos más tranquilos. Todo lo expuesto parece tener sus bases y funcionar, ya que no encontramos ninguna queja por mínima que sea por parte de los trabajadores. Parece ser verdad que el sistema NER es 100% fiable(al menos en esta empresa). Por lo que salimos de Lancor con el deseo de que todas las empresas pudieran funcionar con este nuevo estilo o modelo de gestión y la expectativa de que queremos trabajar en esta empresa o quién sabe si después de esta visita nace en nosotros ese espíritu emprendedor y podamos lograr el éxito que se esconde tras la palabra Compromiso.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *